Riesgos laborales: Revisiones de la Evaluación de Riesgos

Guía de Riesgos laborales sobre Revisiones de la Evaluación de Riesgos

No olvides que tienes disponible la zona de comentarios para preguntar a la comunidad o expresar tu opinión.

 

GUÍA REVISIONES DE LA EVALUACIÓN DE RIESGOS
DE
ACTUACIÓN INSPECTORA SOBRE 1. Con carácter general debe proponerse que el inicio de las
actuaciones conducentes al establecimiento del Plan de
Prevención de Riesgos Laborales, se realizará no a partir de
una evaluación de riesgos, sino de una toma de datos derivada
de la información disponible en la empresa. Datos relativos a su
actividad, la organización de la empresa, la complejidad de los
procesos productivos, el número de trabajadores, centros de
trabajo, índices de siniestralidad, etc., que permitieran diseñar e
implantar el Plan de Prevención de Riesgos Laborales, según
dispone el artículo 16.1 de la Ley de Prevención de Riesgos
Laborales (Ley 31/1995) y el apartado 1 del artículo 2 del
Reglamento de los Servicios de Prevención (RD 39/1997).
La puesta en práctica de toda acción preventiva requiere, en
primer término, el conocimiento de las condiciones de cada uno
de los puestos de trabajo, para identificar y evitar los riesgos y
evaluar los que no puedan evitarse, de conformidad con el
artículo 2.2 del RD 39/1997. La descripción de los riesgos
genéricos del proceso productivo se considera fundamental,
puesto que en esta fase, si apareciesen riesgos que el
empresario puede evitar, esto último resultará prioritario, por
aplicación de los principios generales de la acción preventiva
(artículo 15.1 de la Ley 31/1995).
Es necesario que el Plan de Prevención de Riesgos Laborales
refleje los compromisos y objetivos en materia preventiva,
estando estos integrados en el resto de los objetivos
empresariales. Puede afirmarse que este es el primer paso para
la eficaz integración de la actividad preventiva en el sistema
general de gestión de la empresa, según lo dispuesto en el
artículo 16.1 de la Ley 31/1995.
Este plan de prevención de riesgos laborales deberá incluir la
estructura organizativa, las responsabilidades, las funciones, las
prácticas, los procedimientos, los procesos y los recursos
necesarios para realizar la acción de prevención de riesgos en
la empresa, en los términos que reglamentariamente se
establezcan, de conformidad con el segundo párrafo del artículo
16.1 de la Ley 31/1995.
En conclusión, el Plan de Prevención de Riesgos debería
contener los siguientes elementos:
a) Determinación de compromisos y objetivos, que deberán
estar integrados con el resto de objetivos de la empresa.
b) Las prácticas, los procedimientos y los procesos.
c) La descripción de la estructura organizativa de la empresa,
que incluirá:
– La determinación y/o constitución de la modalidad organizativa
de los recursos necesarios para el desarrollo de las
actividades preventivas.
Los nombramientos de personas con responsabilidades en
materia de prevención de riesgos laborales (que incluirá la
definición de funciones y recursos,así como las necesidades de
capacitación formativa).
La articulación de los mecanismos departicipación y consulta
Antes de la implantación del Plan de Prevención, la empresa
deberá haber resuelto la capacitación de las personas
vinculadas con la prevención.
Para la elaboración del Plan de Prevención por el empresario,
se
podrá contar con asesoramiento especializadas.
de entidades El plan de prevención deberá estar documentado y ser asumido por el empresario.
2. El primer principio general de la acción preventiva es evitar el
riesgo (artículo 15.1a. de la Ley 31/1995), debiendo evaluarse
aquellos que no hayan podido ser evitados con carácter previo.
La evaluación de los riesgos laborales es el proceso dirigido a
estimar la magnitud de aquellos riesgos que no hayan podido
evitarse, obteniendo la información necesaria para que el
empresario esté en condiciones de tomar una decisión
apropiada sobre la necesidad de adoptar medidas preventivas y,
en tal caso, sobre el tipo de medidas que deben adoptarse, de
conformidad con el artículo 3.1 RD 39/1997.
EVALUACIÓN DE RIESGOS
El empresario deberá realizar una evaluación inicial de los
riesgos para la seguridad y salud de los trabajadores, teniendo
en cuenta, con carácter general, la naturaleza de la actividad,
las características de los puestos de trabajo existentes y de los
trabajadores que deban desempeñarlos. Igual evaluación
deberá hacerse con ocasión de la elección de los equipos de
trabajo, de las sustancias o preparados químicos y del
acondicionamiento de los lugares de trabajo. La evaluación
inicial tendrá en cuenta aquellas otras actuaciones que deban
desarrollarse de conformidad con lo dispuesto en la normativa
sobre protección de riesgos específicos y actividades de
especial peligrosidad. La evaluación será actualizada cuando
cambien las condiciones de trabajo y, en todo caso, se someterá
a consideración y se revisará, si fuera necesario, con ocasión de
los daños para la salud que se hayan producido.
Cuando el resultado de la evaluación lo hiciera necesario, el
empresario realizará controles periódicos de las condiciones de
trabajo y de la actividad de los trabajadores en la prestación de
sus servicios, para detectar situaciones potencialmente
peligrosas. Todo ello, de acuerdo con lo establecido en el
artículo 16.2 a) de la Ley 31/1995.
La evaluación inicial de los riesgos que no hayan podido
evitarse deberá extenderse a cada uno de los puestos de
trabajo de la empresa en que concurran dichos riesgos (art. 4.1
RD 39/1997).

—————————————————–Página 2—————————————————–

Página 3 de 4Revisiones obligatorias de la evaluación de riesgos
3. La evaluación de riesgos deberá ser revisada con ocasión de
la adquisición y puesta en funcionamiento de nuevos equipos de
trabajo, de acuerdo con el artículo 16.2 a) de la Ley 31/1995 y
artículo 4.2 a) RD 39/1997.
4. La evaluación de riesgos deberá ser revisada siempre que se
incorporen al proceso productivo nuevas sustancias o
compuestos químicos, de acuerdo con el artículo 16.2 a) de la
Ley 31/1995 y artículo 4.2 a) del RD 39/1997.
5. La evaluación de riesgos deberá ser revisada siempre que se
incorporen nuevas tecnologías a los procesos de producción,
de acuerdo con el artículo 4.2 a) RD 39/1997.
6. La evaluación de riesgos laborales deberá ser revisada con
ocasión del acondicionamiento de los lugares de trabajo, de
acuerdo con el artículo 4.2 a) RD 39/1997.
7. La evaluación será actualizada cuando cambien las
condiciones de trabajo, de conformidad con el artículo 16.2 a) de
la Ley 31/1995 y el artículo 4.2 b) RD 39/1997.
8. La incorporación de un trabajador cuyas características
personales o estado biológico conocido lo hagan especialmente
sensible a las condiciones del puesto, es motivo de revisión de
la evaluación, conforme artículo 4.2 c) del R.D. 39/1997.
“El empresario tomará en consideración las capacidades
profesionales de los trabajadores en materia de seguridad y de
salud en el momento de encomendarles las tareas” (artículo
15.2 de la Ley 31/1995).
“El empresario garantizará de manera específica la protección
de los trabajadores que, por sus propias características
personales o estado biológico conocido, incluidos aquellos que
tengan reconocida la situación de discapacidad física, psíquica o
sensorial, sean especialmente sensibles a los riesgos derivados
del trabajo. A tal fin, deberá tener en cuenta dichos aspectos en
las evaluaciones de los riesgos y, en función de éstas, adoptará
las medidas preventivas y de protección necesarias.
Los trabajadores no serán empleados en aquellos puestos de trabajo en los que, a causa de sus características personales,
estado biológico o por su discapacidad física, psíquica o
sensorial debidamente reconocida, puedan ellos, los demás
trabajadores u otras personas relacionadas con la empresa
ponerse en situación de peligro o, en general, cuando se
encuentren
manifiestamente transitorias que no respondan a las exigencias psicofísicas de
los respectivos puestos de trabajo.
Igualmente, el empresario deberá tener en cuenta en las
evaluaciones los factores de riesgo que puedan incidir en la
función de procreación de los trabajadores y trabajadoras, en
particular por la exposición a agentes físicos, químicos y
biológicos que puedan ejercer efectos mutagénicos o de
toxicidad para la procreación, tanto en los aspectos de la
fertilidad, como del desarrollo de la descendencia, con objeto de
adoptar las medidas preventivas necesarias” (artículo 25 de la
Ley 31/1995).
en estados o situaciones 9. Asimismo, será revisada la evaluación de riesgos, en todo
caso, con ocasión de los daños para la salud que se hayan
producido. Para ello se tendrán en cuenta los resultados de:
La investigación sobre las causas de los daños para la salud
que se hayan producido.
Las actividades para la reducción de los riesgos (medidas de
prevención en el origen, organizativas, de protección colectiva,
de protección individual, o de formación e información a los
trabajadores).
Las actividades para el control de los riesgos (control periódico
de las condiciones, la organización, los métodos de trabajo y el
estado de salud de los trabajadores).
El análisis de la situación epidemiológica según los datos
aportados por el sistema de información sanitaria u otras fuentes
disponibles.
10. Se revisará la evaluación de riesgos cuando los controles
efectuados, incluida la vigilancia de la salud, detecten que las
actividades preventivas pueden ser inadecuadas o insuficientes.
Para ello, deberán tenerse en cuenta los resultados de las
actividades señalada en el apartado 9 de esta guía. Todo ello en
función de lo dispuesto en el artículo 16.2 a) de la Ley 31/1995 y
artículo 6 del RD 39/1997.

—————————————————–Página 3—————————————————–

Página 4 de 411. De conformidad con lo establecido en el artículo 6.1 del RD
39/1997, la evaluación inicial de riesgos deberá revisarse
cuando así lo establezca una disposición específica. Sirvan de
ejemplo, las evaluaciones periódicas que indica el artículo 3.1.3º
del RD 1316/1989, sobre protección de los trabajadores frente a
los riesgos derivados de la exposición al ruido.
12. Deberá revisarse igualmente la evaluación inicial con la periodicidad que se acuerde entre la empresa y los
representantes de los trabajadores, teniendo en cuenta, en
particular, el deterioro por el transcurso del tiempo de los
elementos que integran el proceso productivo.

—————————————————–Página 4—————————————————–

  • Share this post

Dejar una opinión

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!